sábado, 11 de julio de 2020

Haiku para despertar en el camino.


Haiku para despertar.

haiku.qué es haiku, versos para la naturaleza.meditación y poemas.Contemplación. Matsuo Basho.Japón. José Juan Tablada.La presencia breve de la escritura Haiku. Esta forma japonesa que nos lleva a la contemplación de un “breve destello intenso”. Apoya las cualidades humanas para despertar, ser conscientes del instante, del presente, de vivir plenamente.


 

 

 

 

 

 

 este enlace contiene un taller de haiku: https://youtu.be/likLdrgQjKY 

 

 

 




Haiku que asciende
a la montaña en sandalias 
en mis zori.
Aquí tenemos un vídeo  sobre la historia del haiku en japón, a partir de la portada del primer libro de Matsuo Basho, se desmonta el dibujo y se va narrando el momento en qué la ranita del famoso haiku de Baso salta, asi como su casa, su montaña, su camino del haiku, que es un poco el nuestro: realización de  productora video génesis/xavier carrera (autor del diseño-dibujo de Haiku.     

  Haz click y un Basho saltará a tus ojos:                          https://youtu.be/likLdrgQjKY

 



Clase  fugaz de Haiku:

 la imagen de la contemplación.

Es camino de
ave y crepúsculo,
vuelen luciérnagas
(edna aponte)
*
Sopla el viento;
su única compañera
es la luna en el cielo.
(Boncho)


                                                       
              En una sola noche encendimos esta lámpara de aceite fugaz.Escucho al pie de la montaña  tu corazón, crujir las hojas secas como un llamado insistente de cigarra: Haiku, haikai, haiku. Mientras otra voz entrañable cura al corazón ajado: apenas el rumor, la poesía, la imagen pueden hacernos vislumbrar en que consiste la nueva visión… espacio donde se acentúa el lado interior de las cosas. Estado del haiku, semántica, el haiku es “satori” y el estado de satori implicaría no precisamente saber la verdad como estar en ella, entre líneas leemos a Octavio Paz: revela la esencia del Haiku a través de la obra de Basho, el monje budista que alternaba la meditación con la poesía.

De esta voz tomo el néctar,  el corazón gradualmente recupera el color de su latido, el instante que le ayude a crear luego atravesar el puente hacia el otro lado, hacia el estanque quizá;

Un viejo estanque
Salta una rana ¡zas!
Chapaleteo
(Matsuo Basho)

“ El haiku es una pequeña cápsula cargada de poesía capaz de hacer saltar la realidad aparente “

Haiku  enseña cómo mirar y recibir el néctar de una contemplación. Sólo sugiere, mira lo que tienes ante ti. Una sola mirada para un sólo instante. Contemplar un objeto para interiorizarlo y permanecer en su enigma y energía, en su realidad. Haiku es la escuela de la concentración.

” Los meses y los días son viajeros de la eternidad. El año que se va y el que viene también son viajeros.”
(Sendas de Oku, de Matsuo Basho)
Supe entonces que somos los viajeros del instante. 
este camino/
ya nadie lo recorre/
salvo el crepúsculo/ (Basho).

También observé en esta camino hacia la senda del haiku algo que se bebe:  el té y su  teísmo,  encontré que la belleza, aún en lo sórdido se manifiesta.
Así como aprendí a reírme de todo sin ofender a nadie, porque la risa nos perfecciona. Por lo que una noche… detuve mi mano para dejar la tasa de té intacta; porque en ella se reflejaba la luna.
Sentí entonces que en una de mis lágrimas latía la purificación del mar. Ese instante que puede derrumbar al tiempo. Descubrí el sentido que deja el humor, la poesía, las imágenes donde nace esta nueva visión. El maestro Paz anotaba que eras el Satori mismo. La escritura como una forma de iluminación poética y liberación, espacio para que el espíritu manifieste su belleza, levedad y revelaciones. La experiencia de lo sagrado en lo cotidiano. La belleza de la impermanencia en este “viaje inmóvil” donde ocurre tan sólo el alba, la lluvia o el crepúsculo (también el caos).

¡Pero cuántos instantes para llegar a este! entre cuántas pinturas del mundo fugaz. La belleza o el poder de este momento es único, no hay otro momento como este. Sabor único, de la sabiduría del camino que nos muestras, al dejarnos quietos en el instante que luego se moverá; aprendemos a “no perseguir el pasado. No invitar el futuro.Lo que se presente dejarlo venir. Dejarlo ser Dejarlo ir” (Tenzin Wangyal)

Miro al cielo (mente) separo las nubes, se alejan, limpio el cielo, azul profundo, momento crepuscular que nos deja en la contemplación del espacio, donde todo se despeja y se disuelve.
Aquí, ahora, la alforja se nutre y el camino se abre como un sencillo homenaje a la profunda belleza del instante: haikai.
Haiku: luz de gozo hacia la contemplación del instante. Aquí otra voz llama mi atención escucho, humano detente, llegaste al sabor único: haiku.

Para el mosquito
También la noche es larga
Larga y sola
(Kibayashi Issa)

 “El Haiku es una visión instantánea y profunda, efímera y permanente y un breve canto canoro. El Haiku es producto de un estado de franca iluminación…” (Toshiro Tanaka)

El caminar es la flor del haikai.
El haikai es el espíritu del
caminante.
(Kyoriku)


Entrar en la mirada del Haiku es sentir el espacio interior, es la presencia.

Si meditas, sueñas mejor
si sueñas, vives mejor
sueña es mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribirse es sólo estar allí.

Cuando regresó, la historia  aún estaba allí.